martes 25/1/22

Qué es el sistema SATE y cómo instalarlo paso a paso

Descubre todos los secretos de la mejor fórmula para retener el calor: el sistema SATE.
fachadas con sistema SATE
fachadas con sistema SATE

El sistema SATE vuelve a ser tendencia. La subida de la luz ha provocado que encender la calefacción se haya convertido en un lujo y todo el mundo se ha puesto a buscar alternativas para sacar el mayor rendimiento a su estufa.

Ya sea con estufas más económicas o que consuman lo mínimo, el objetivo principal de este invierno está siendo el calentar nuestra casa al mejor precio.

Ante esta nueva tendencia, fórmulas alternativas que habían caído en el olvido vuelven a la palestra. Entre ellas, destaca el sistema SATE. Pero... ¿sabemos qué es? ¿para qué sirve? Analizamos todos los detalles.

 

Qué es el sistema SATE

SATE se refiere a las siglas de Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior, que viene a ser un método utilizado para aislar térmica y acústicamente una fachada por el exterior.

El objetivo principal de este sistema es el de conseguir un ahorro energético para los habitantes de la casa, aunque también medioambiental y de confort, y ya se implanta tanto en obras nuevas como en rehabilitadas.

El sistema SATE radica en situar un material aislante pegado al muro, normalmente por fijación mixta mediante adhesivo y fijación mecánica. Su instalación impide la aparición de puentes térmicos en el edificio y mejora su inercia térmica.

Aplicar esta técnica nos permitirá ahorrar económica y energéticamente, ya que impide gran parte de las pérdidas de energía de una fachada.

 

Las mejores hidroestufas de Amazon para calentar toda la casa

 

Para qué sirve el sistema SATE

Lo que conseguirá todo aquel que instale el sistema SATE en su fachada es una mejor eficiencia energética y un mayor confort.

Así, mejorando el rendimiento energético general del edificio, ahorraremos una cantidad sustancial de energía que a la larga se traducirá en más dinero en nuestro bolsillo.

Se pueden utilizar tanto en obras nuevas como en reformas o rehabilitaciones. Tanto el coste de calefacción como el de enfriamento se reducen un mínimo de un 50%.

Además, está demostrado que aumentan la durabilidad de la fachada y mantienen la transpirabilidad del edificio.

Mesas con estufa de infrarrojos: la mejor opción para calentar exteriores

 

Ventajas del sistema SATE

Por todo esto, el sistema SATE tiene numerosas ventajas entre las que destacan:

  • Revalorización de la vivienda. El sistema SATE, además de su principal objetivo que es el del aislamiento térmico, proporciona a tu hogar un cambio de imagen completo. Esto te hará sentir más orgulloso de tu casa, aparte de que revaloriza la vivienda en términos económicos.
  • Atmósfera saludable interior. Sin el sistema SATE, las paredes pueden llegar a permitir la condensación de la humedad, lo que posibilita el nacimiento de moho y aparición de otros microorganismos.
  • Confort acústico. El aislamiento no solo sirve para la temperatura, sino que también es de gran utilidad contra el ruido. Un hogar debe ser un espacio de descanso y tranquilidad para sus inquilinos y nadie debería ver interrumpido este placer por sus vecinos.
  • Confort térmico. El aislamiento minimiza el ciclo regular de calentamiento y enfriamiento, por lo que se disfrutará de una temperatura más estable en la vivienda.
  • Medio ambiente. Por último, cabe indicar que es una piedra más en la lucha contra el cambio climático. Con esta medida, estamos optimizando los recursos energéticos y racionalizando el uso de la energía, algo imprescindible de cara al futuro.
¿Cuántos metros calientan las estufas de pellets?

 

Cómo instalar el sistema SATE paso a paso

La instalación del sistema SATE consiste en tres elementos principales: fijación del aislante al muro, anclaje mecánico y revestimiento. 

No obstante, no se trata de una tarea fácil ni mucho menos. Debemos tener en cuenta las características de los edificios y los materiales a utilizar, pues no existe un protocolo estándar para todos los edificios. Este puede variar.

La fijación de la placa aislante al soporte en un sistema SATE - Tureforma

Esto nos obligará a hacer un estudio previo antes de realizar la obra y tener especial cuidado a la hora de ejecutarla.

Sin embargo, generalmente, la aplicación del sistema SATE consiste en cuatro fases.

Preparación del edificio: soportes

En toda obra, lo primero de lo que nos debemos asegurar es de la estabilidad, cohesión, resistencia y limpieza de la fachada con la que vamos a trabajar. Además, debemos detectar posibles defectos y zonas donde requiera de una aplicación especial del SATE.

Por tanto, debemos realizar un tratamiento precio en el edificio para contar con el soporte adecuado en el que anclar el aislante, asegurándonos de que la superficie está nivelada y cuenta con una superficia adecuada para su adherencia.

Los soportes del SATE pueden ser de diferentes tipos (ladrillo, bloques de termoarcilla, hormigón...), por lo que habrá que analizar cuál es el ideal para cada caso. Esta elección se hará en base a la superficie y al tipo de soporte.

Los más utilizados son las Placas de Poliestireno Expandido (EPS), las placas Poliestireno Extruido (XPS) o los Paneles de Lana Mineral.

Perfiles de arranque

Previamente a instalar las placas de aislamiento, debemos fijar los perfiles de arranque. Se colocan horizontalmente en el límite inferior de la zona a revestir. De esta forma, logramos de manera uniforme el arranque de la colocación de las placas y la creación de una zona de protección contra humedas o golpes. 

Antes de aplicar este paso, debemos tener siempre en cuenta el zócalo para evitar la transmisión de humedad.

Instalación de placas aislantes

Este apartado puede variar ampliamente en función del fabricante y del material utilizado. En algunas ocasiones, se extiende el cordón perimetral y unas pelladas centradas sobre el reverso de la placa aislante. Otro método común es el de extender con llana dentada el adhesivo por todo el reverso de la placa.

Otra forma, utilizada sobre todo para grandes superficies, es la de extender un cordón con la ayuda de una máquina que proyecta y coloca sobre él las placas aislantes.

A la hora de colocar las placas aislantes, se deben apoyar sobre el perfil de arranque, ejerciendo una fuerza vaivén para repartir el adhesivo y luego se presionan con ayuda de la llana. 

En caso de que la aplicación sea con adhesivos, se presionarán las placas directamente con la llana. Luego, estas se fijarán al soporte mediante el adhesivo y la fijación mecánica compuesta de tacos de plástico con cabeza circular.

Las zonas más sensibles de ser mal colocadas son las esquinas. Deben estar protegidas con perfiles metálicos, pues servirán para reforzar puntos críticos y obtener verticalidad y uniformidad.

Aplicación del mortero

Una vez las placas están aplicadas, se revisten con una primera capa de mortero. La también llamada capa base sostendrá la malla cuyo tejido penetrará mediante presión sobre el mortero fresco. Las dos mallas deben solaparse un mínimo de 10 cm con tramos contiguos de malla.

Tras el secado de la capa base, se aplicará una segunda capa que cubrirá completamente la malla. El espesor aproximado de estas 2 capas será de 4 mm. Después dejaríamos secar y regularíamos la superficie hasta que quedase lisa.

SATE Paso a Paso. Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior | Inarquia

Luego, debemos dejar la obra en reposo unas 24 horas antes de aplicar la imprimación. Esto consiste en evitar una elevada absorción del mortero de acabado, crear un puente adherente del acabado final y actuar como igualador del acabado final. 

Cuando esto esté listo, igualamos los tonos para conseguir un acabado uniforme en toda la fachada exterior. 

Ya por último, aplicamos un revestimiento de una o varias capas para aumentar el aislamiento térmico y finalizamos con un revoco de acabado o un aplacado fijado al muro que puede utilizar el material que prefiramos (ladrillo, cerámica, piedra...).

 

Cuánto cuesta el metro cuadrado de SATE

El precio del SATE depende de varios factores: el espesor del aislamiento, la calidad del mismo, el tratamiento de huecos o la altura de trabajo.

Por ello, antes de realizar un trabajo con el sistema SATE, es recomendable estudiar la vivienda para tener en cuenta todos los factores que influyen en la envolvente térmica, la facha, el suelo, etc.

No obstante, el precio mínimo oscila entre los 50 y los 60 euros por metro cuadrado, pero siempre puede crecer en función de los factores antes indicados.

 

Qué es el sistema SATE y cómo instalarlo paso a paso
Comentarios